English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 16 de diciembre de 2009

A quien pueda interesar

A quien pueda interesar

La poesía no se puede expulsar, no se puede extirpar, acompaña al animal humano desde sus primeros días en la Tierra hasta nuestros días, y le acompañará mientras exista la vida en nuestro planeta, aún más, si desapareciera la vida en nuestro planeta el poema  sería entonces el gran poema de lo muerto, el poema-fósil abierto a la lectura de otros seres sensitivos que pueblan este universo tetradimensional y múltiple, patria verdadera del Ser y de los seres.

Ubicado en la Calle 5ta B, esquina 164, en Alamar, Ciudad de La Habana, el taller que ocuparon los poetas y artistas de los grupos OMNI y ZONA FRANCA, desde su nominación hasta el día viernes 11 de diciembre del año 2009, fecha de su desalojo, mediante una ordenanza gubernamental, impresionaba por su humildad: un horno para cocer cerámica, varios tornillos de banco para trabajar la escultura, unos pocos muebles viejos, unos pocos libros viejos, graffiti en las paredes, retratos de maestros y guías espirituales que miraban y eran mirados. En ese taller han leído sus poemas los poetas de Alamar, los poetas de la Ciudad de La Habana, los poetas de Cuba, los poetas llegados de más allá de los mares, poetas todos atravesando las fronteras, las líneas divisorias.

POESÍA, POESÍA, POESÍA.

Los poetas leían sus poemas y las personas atentas y silenciosas escuchaban. Tenía razón Platón, pero antes de Platón tenían razón los chamanes de tribus. 

La decisión de expulsar a los grupos OMNI y ZONA FRANCA de su sede legítima no es sólo un acto de injusticia entre humanos sino es también un acto de ofensa a la poesía, y engendra su causal.

Canto, éste es mi canto, canto, éste es también tu canto: La poesía no se puede expulsar, no se puede extirpar, acompaña al animal humano desde sus primeros días en la Tierra hasta nuestros días, y le acompañará mientras exista la vida en nuestro planeta, aún más, si desapareciera la vida en nuestro planeta el poema sería entonces el gran poema de lo muerto, el poema-fósil abierto a la lectura de otros seres sensitivos que pueblan este universo tetradimensional y múltiple, patria verdadera del Ser y de los seres.

SIEMPRE HABRÁ POESÍA.



Alamar, martes 15 de diciembre de 2009
Año de la Gracia del Señor
Juan Carlos Flores, Poeta 

0 ¿Qué opinas?:

Publicar un comentario

Compártelo