English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 9 de febrero de 2014

CUBA: TESTIMONIO: YO SOY GRADUADA EN LA ESCUELA OMNI-ZONAFRANCA (1997-2014)


Por: Kizzy Macías D Omni.


Tenía una cámara en la mano y nos filmaba la boca a todos mientras comíamos. Fue la primera vez que vi a Luis Eligio D Omni, en el año 2006. Me dijeron: "Es un poeta experimental."
A Nilo Julián D Omni lo conocí en G Café, poco tiempo después. Me sorprendió que hablaba de temas dramáticos,  la soledad y la guerra, con la misma elocuencia y gracia con que se habla del clima. Llenó la tarjeta del grupo de dibujos y letras estilizadas. Fue la primera vez que escuché hablar de OMNI-ZF.


Después apareció Amaury con su no-cazuela en la cabeza. Hacía silencio. El silencio de Amaury que tanto revela. Su mirada cargada de Universos.
Entonces yo daba mis primeros pasos en el mundo alternativo cubano. Y Omni-ZF brillaba sobre este escenario con total fuerza, para desconcierto y dolor de cabeza de algunos artistas de vanguardia en ese entonces y desde antes.











Sus presentaciones eran una mezcla tan potente de enseñanza cívica y espiritual, que me bastó (como a muchos) con verlos actuar una sola vez para pensar en la Libertad como una idea posible en Cuba.

Pero cuando visité el Taller de Omni en la Casa de Cultura de Alamar, supe de inmediato que se trataba de un grupo trascendental en la historia de esta nación, se trataba de una escuela. Se trataba de Maestros-Magos de la oralidad poética y de las proyecciones escénicas y musicales de nuestro país. Maestros-Magos de la fundación y soporte de los más importantes espacios y eventos de la contracultura y la alternatividad cubanas. Maestros-Magos de los más profundos y elevados senderos espirituales presentes en la isla. Maestros-Magos de la experimentación artística holística y el panorama social cubanos. Todo mezclado. Todo poetizado en el nombre OMNI-ZONAFRANCA.




El Taller era un espacio de aceptación, integración y reconocimiento a todas las propuestas y escenarios del país y del mundo.
Yo nunca había visto algo como eso.
Yo tenía 21 años, acababa de abandonar la enseñanza inflexible, reducida, ortodoxa de la Universidad de la Habana, con la desaprobación de mis amigos y mi familia, todos me dieron la espalda. Pero encontré una certeza en el Taller de Omni: la verdadera escuela es el despertar de la Libertad Interior.
Amaury me daba lecciones de espiritualidad, David me daba lecciones de conciencia mística a través de la música, Luis Eligio me daba lecciones civilidad y poder personal, Nilo me daba lecciones de arte cubano e internacional, Fito, Yoyi, Mirita, Ivia y Ailer me daban lecciones de documentación, organización, planificación y producción de eventos, de espacios, de la vida cotidiana. Y todo esto en conversaciones informales, en medio de sus actividades diarias en el gran salón-taller de la Zona 11 de Alamar.


Juntos eran un mecanismo increíblemente efectivo, increíblemente insertos en una institución cultural del estado-mordaza cubano en Alamar. Esa ciudad de edificios desordenados, feos, de edificios que tanto dicen sobre las circunstancias de la sociedad y del interés de los que la gobiernan.
Para mí era inusual por completo que en un espacio del estado se pudiera conversar sobre todos los temas, se pudiera experimentar la expansión que ni en la propia casa se permitía, se pudiera sencillamente ser como uno es. Era una alucinación. Y era mágico llegar a donde Omni se reunía, los martes y los jueves, a organizar llamadas telefónicas para convocar a los artistas y activistas del Festival, a escribir guiones para los espectáculos, a comerse una guanábana entre 7 u 8, a sentarme en un sofá con un poeta grande de las letras cubanas, a meditar en la estrella de David, a reírme con las ocurrencias de Minerva y Damián, a convivir con naturalidad y alegría verdaderas, entre hermanos.

(Kizzy Macías y Moya: un mito del performance en Cuba, durante el Festival Omni del 2009)





Era encantador, en un sentido literal, tener contacto con las más diversas formas de pensar, con las más diversas maneras de comportarse, con las ideas de tantos pensadores, con el arte de tantos geniales escritores, escultores, pintores, fotógrafos, músicos, cineastas, cantantes, actores, performers, que han hecho historia en la cultura cubana de las últimas décadas, bajo el reconocimiento o no de los juicios establecidos. 
De todos aprendía. Todos compartían abiertamente su conocimiento y sus estados creativos con todos. Era fácil entrar en la meditación guiada por ellos, entrar en el arte guiada por ellos, entrar en la vida cultural guiada por ellos, entrar en el activismo cívico guiada por ellos.
Organizando el Festival Poesía Sin Fin, en el año 2009, aprendí además el valor del ser humano que se siente y es libre y ejerce su derecho a defender su libertad a través del diálogo y el amor incondicional ante cualquiera que pretende imponerle la censura y la violencia. Llámese Ministerio de Cultura, llámese Presidente de la República, llámese Seguridad del Estado, llámese como se quiera llamar.

(Imágenes del desalojo a Omni en el año 2009 a causa del carácter integrador del Festival)




La expulsión de Omni-ZF de la Casa de Cultura de Alamar fue un acto de represión a la libertad de todos los cubanos. Una amenaza directa a la libertad de todos los ciudadanos, todos los artistas y todos los activistas, dentro y fuera de las instituciones. Y frente a esa desmedida exhibición de temor, de odio y brutalidad, Omni-ZF respondió con más AMOR, con más CIVILIDAD, con más UNIDAD, con más INTEGRACIÓN, con más DIÁLOGO, con más ACEPTACIÓN, con más ALEGRÍA, con más INDEPENDENCIA, con más LIBERTAD.


La Multiplicación, como nos pronosticó la sabiduría ancestral del libro del I-Ching, a pesar de las maniobras de la policía política, de la dictadura de Fidel y Raúl Castro. 

Omni-ZF se abre a la multiplicidad de espacios independientes donde se comparten habilidades y saberes con las nuevas generaciones del Arte Alternativo Cubano, multiplicidad de escenarios donde las proyecciones de los jóvenes institucionalizados o disidentes son recibidas y aceptadas por igual, multiplicidad de obras de arte de diferente tendencia y diferente discurso que se amplifican para llamar la atención sobre la actualidad de este país, multiplicidad de artistas y activistas que pueden encontrar RESPALDO, INSTRUCCIÓN, APROBACIÓN y AMOR, como los cientos de jóvenes que entraron una vez al taller de Omni-ZF desde su fundación en 1997 y salieron con nuevos conocimientos y con nuevas visiones del mundo; como yo, que desde el 2006 hasta ahora no he dejado de sentir que son mi familia y mi escuela en todos los aspectos de la vida. 

(Kizzy Macías y Luis Eligio D Omni durante el desalojo gubernamental en el 2009)


Omni-ZF, un colectivo que tiene el poder de transformar la experiencia vital de quien se expone a ellos con el corazón abierto y la mente dispuesta, un colectivo que tiene el poder de despertar la creatividad, la confianza y la alegría sincera en el alma, un colectivo que te garantiza un viaje a lo más profundo de tu Ser, ya seas una persona esclavizada por la sociedad, ya seas marginada, ya seas un erudito, seas reconocido y alabado, o seas un espíritu libre y luminoso que quieres compartir con otros espíritus libres y luminosos como tú.
Omni-ZF, el colectivo en que tan bien se está!
GRACIAS!
La Luz más alta nos acompañe y nos guíe por siempre!
Poesía Sin Fin!
Poesía Eres Tú!
OMNI-ZF LA MULTIPLICACIÓN!







(Video sobre el desalojo publicado en el 2009)

0 ¿Qué opinas?:

Publicar un comentario

Compártelo